X

Shrine of Mary

                                                             

Marian Shrine Blessing

Our Lady of Guadalupe/La Virgen de Guadalupe

The Story of Our Lady of Guadalupe 

The feast day of December 12, in honor of Our Lady of Guadalupe, goes  back to the 16th century. Chronicles of that period tell us the story. A poor Indian named Cuauhtlatohuac was baptized and given the name  Juan Diego. He was a 57-year-old widower, and lived in a small village near  Mexico City. On Saturday morning December 9, 1531, he was on his way to  a nearby barrio to attend Mass in honor of Our Lady. Juan was walking by a hill called Tepeyac when he heard beautiful music like  the warbling of birds. A radiant cloud appeared, and within it stood an Indi an maiden dressed like an Aztec princess. The lady spoke to him in his own  language and sent him to the bishop of Mexico, a Franciscan named Juan de  Zumarraga. The bishop was to build a chapel in the place where the lady appeared. Eventually the bishop told Juan to have the lady give him a sign. About this  same time Juan’s uncle became seriously ill. This led poor Juan to try to  avoid the lady. Nevertheless the lady found Juan, assured him that his uncle  would recover, and provided roses for Juan to carry to the bishop in his  cape or tilma. On December 12, when Juan Diego opened his tilma in the bishop’s pres ence, the roses fell to the ground, and the bishop sank to his knees. On the  tilma, where the roses had been, appeared an image of Mary exactly as she  had appeared at the hill of Tepeyac. 

Reflection 

Mary’s appearance to Juan Diego as one of his people is a powerful remind er that Mary—and the God who sent her—accept all peoples. In the con text of the sometimes rude and cruel treatment of the Indians by the Span iards, the apparition was a rebuke to the Spaniards and an event of vast sig nificance for the indigenous population. While a number of them had con verted before this incident, they now came in droves. According to a con temporary chronicler, nine million Indians became Catholic in a very short  time. In these days when we hear so much about God’s preferential option  for the poor, Our Lady of Guadalupe cries out to us that God’s love for and  identification with the poor is an age-old truth that stems from the Gospel  itself.

La historia de nuestra Señora de Guadalupe 

La fiesta del 12 de diciembre, en honor a Nuestra Señora de Guadalupe, se  remonta al siglo XVI. Las crónicas de ese período nos cuentan la historia. 

Un pobre indio llamado Cuauhtlatohuac fue bautizado y se le dio el nombre de  Juan Diego. Era un viudo de 57 años y vivía en un pequeño pueblo cerca de la  Ciudad de México. El sábado por la mañana del 9 de diciembre de 1531, se  dirigía a un barrio cercano para asistir a misa en honor a Nuestra Señora. Juan caminaba por una colina llamada Tepeyac cuando escuchó música  hermosa como el canto de los pájaros. Apareció una nube radiante, y dentro de  ella estaba una doncella india vestida como una princesa azteca. La señora le  habló en su propio idioma y lo envió al obispo de México, un franciscano  llamado Juan de Zumarraga. El obispo debía construir una capilla en el lugar  donde apareció la dama. Finalmente, el obispo le dijo a Juan que la señora le diera una señal. Casi al  mismo tiempo, el tío de Juan se enfermó gravemente. Esto llevó al pobre Juan  a tratar de evitar a la dama. Sin embargo, la señora encontró a Juan, le aseguró  que su tío se recuperaría y le proporcionó rosas para que Juan las llevara al  obispo en su capa o tilma. El 12 de diciembre, cuando Juan Diego abrió su tilma en presencia del obispo,  las rosas cayeron al suelo y el obispo se dejó caer de rodillas. En la tilma donde  habían estado las rosas apareció una imagen de María exactamente como había  aparecido en la colina del Tepeyac. 

Reflexión 

La aparición de Maria a Juan Diego como uno de su pueblo es un poderoso  recordatorio de que Maria, y el Dios que la envió, aceptan a todos los pueblos.  En el contexto del trato a veces grosero y cruel de los indios por parte de los  españoles, la aparición fue una reprimenda para los españoles y un evento de  gran importancia para la población indígena. Mientras que varios de ellos se  habían convertido antes de este incidente, ahora llegaron en masa. Según un  cronista contemporáneo, nueve millones de indios se hicieron católicos en muy  poco tiempo. En estos días, cuando escuchamos tanto acerca de la opción  preferencial de Dios por los pobres, Nuestra Señora de Guadalupe nos grita  que el amor de Dios y su identificación con los pobres es una verdad milenaria  que se deriva del Evangelio mismo. https://www.franciscanmedia.org/our lady-of-guadalupe/

Saint Mary’s message to St. Juan Diego 

“ Juanito, my dearest son, where are you going? 

Know and understand well, you my most  humble son, that I am the ever-virgin Holy  Mary, Mother of the True God for whom we  live, of the Creator of all things, Lord of heaven and the earth. I wish that a temple be erected here quickly, so I may therein exhibit and give all my love, compassion, help, and protection, because I am your merciful mother, to you, and to all the inhabitants on this land and all the rest who love me, invoke and confide in me; listen there to their lamentations, and remedy all their miseries, afflictions and sorrows.” 

Mensaje de Santa María a San Juan Diego 

Juanito, mi querido hijo, ¿a dónde vas? Sabe y comprende bien, mi hijo más hu milde, que soy la siempre virgen Santa María, Madre del Dios verdadero para  quien vivimos, del Creador de todas las cosas, Señor del cielo y de la tierra. De seo que se erija un templo aquí rápidamente, para poder exhibir y dar todo mi  amor, compasión, ayuda y protección, porque soy tu madre misericordiosa, con tigo y con todos los habitantes de esta tierra y todo lo demás. quienes me aman,  invocan y confían en mí; escuche allí sus lamentaciones y remedie todas sus mi serias, aflicciones y penas. 

Our Lady of Lourdes/Nuestra Senora de Lourdes

The Story of Our Lady of Lourdes 

On December 8, 1854, Pope Pius IX proclaimed the dogma of the  Immaculate Conception in the apostolic constitution Ineffabilis Deus. A  little more than three years later, on February 11, 1858, a young lady  appeared to Bernadette Soubirous. This began a series of visions. During  the apparition on March 25, the lady identified herself with the words: “I  am the Immaculate Conception.” 

Bernadette was a sickly child of poor parents. Their practice of the  Catholic faith was scarcely more than lukewarm. Bernadette could pray  the Our Father, the Hail Mary and the Creed. She also knew the prayer of  the Miraculous Medal: “O Mary conceived without sin.” 

During interrogations Bernadette gave an account of what she saw. It was  “something white in the shape of a girl.” She used the word aquero, a  dialect term meaning “this thing.” It was “a pretty young girl with a rosary  over her arm.” Her white robe was encircled by a blue girdle. She wore a  white veil. There was a yellow rose on each foot. A rosary was in her  hand. Bernadette was also impressed by the fact that the lady did not use  the informal form of address (tu), but the polite form (vous). The humble  virgin appeared to a humble girl and treated her with dignity. Through that humble girl, Mary revitalized and continues to revitalize the  faith of millions of people. People began to flock to Lourdes from other  parts of France and from all over the world. In 1862 Church authorities  confirmed the authenticity of the apparitions and authorized the cult of  Our Lady of Lourdes for the diocese. The Feast of Our Lady of Lourdes,  February 11, became worldwide in 1907. 

Reflection 

Lourdes has become a place of pilgrimage and healing, but even more of  faith. Church authorities have recognized over 60 miraculous cures, alt hough there have probably been many more. To people of faith this is not  surprising. It is a continuation of Jesus’ healing miracles—now performed  at the intercession of his mother. Some would say that the greater miracles  are hidden. Many who visit Lourdes return home with renewed faith and a  readiness to serve God in their needy brothers and sisters.  There still may be people who doubt the apparitions of Lourdes. Perhaps  the best that can be said to them are the words that introduce the film The  Song of Bernadette: “For those who believe in God, no explanation is  necessary. For those who do not believe, no explanation is possible.”  https://www.franciscanmedia.org/our-lady-of-lourdes 

La historia de nuestra señora de Lourdes 

El 8 de diciembre de 1854, el Papa Pío IX proclamó el dogma de la Inmaculada  Concepción en la constitución apostólica Ineffabilis Deus. Poco más de tres años después, el 11 de febrero de 1858, una joven se le apareció a Bernadette  Soubirous. Esto comenzó una serie de visiones. Durante la aparición el 25 de  marzo, la señora se identificó con las palabras: "Soy la Inmaculada Concepción". 

Bernadette era una niña enferma de padres pobres. Su práctica de la fe católica fue  apenas más que tibia. Bernadette podía rezar el Padre Nuestro, el Ave María y el  Credo. También conocía la oración de la Medalla Milagrosa: "Oh María concebida  sin pecado". 

Durante los interrogatorios, Bernadette dio cuenta de lo que vio. Era "algo blanco  en la forma de una niña". Ella usó la palabra aquero, un término del dialecto que  significa "esta cosa". Era "una niña bonita con un rosario sobre el brazo". Su  túnica blanca estaba rodeada por un faja azul Ella llevaba un velo blanco. Había  una rosa amarilla en cada pie. Un rosario estaba en su mano. Bernadette también  estaba impresionada por el hecho de que la dama no usaba la forma informal de  domicilio (tu), sino la forma cortés (vous). La humilde virgen se le apareció a una  humilde niña y la trató con dignidad. A través de esa humilde niña, Mary revitalizó  y continúa revitalizando la fe de millones de personas. La gente comenzó a acudir  a Lourdes desde otras partes de Francia y de todo el mundo. En 1862, las  autoridades de la Iglesia confirmaron la autenticidad de las apariciones y  autorizaron el culto de Nuestra Señora de Lourdes para la diócesis. La fiesta de  Nuestra Señora de Lourdes, el 11 de febrero, se hizo mundial en 1907. 

Reflexión:

Lourdes se ha convertido en un lugar de peregrinación y curación,  pero aún más de fe. Las autoridades de la Iglesia han reconocido más de 60 curas  milagrosas, aunque probablemente haya habido muchas más. Para las personas de  fe, esto no es sorprendente. Es una continuación de los milagros de curación de  Jesús, ahora realizados por intercesión de su madre. Algunos dirían que los  milagros mayores están ocultos. Muchos de los que visitan Lourdes regresan a sus  hogares con una fe renovada y una disposición a servir a Dios en sus hermanos y  hermanas necesitados. 

Todavía puede haber personas que dudan de las apariciones de Lourdes. Quizás  lo mejor que se les puede decir son las palabras que presentan la película La  canción de Bernadette: “Para aquellos que creen en Dios, no es necesaria ninguna  explicación. Para aquellos que no creen, no hay explicación posible ". Https:// www.franciscanmedia.org/our-lady-of-lourdes

 

Our Lady of Fatima/Nuestra Senora de Fatima

 

The Story of Our Lady of Fatima 

Between May 13 and October 13, 1917, three Portuguese children– Francisco and Jacinta Marto and their cousin Lucia dos Santos–received  apparitions of Our Lady at Covada Iria near Fatima, a city 110 miles north  of Lisbon. Mary asked the children to pray the rosary for world peace, for  the end of World War I, for sinners, and for the conversion of Russia. Mary gave the children three secrets. Following the deaths of Francisco  and Jacinta in 1919 and 1920 respectively, Lucia revealed the first secret in  1927. It concerned devotion to the Immaculate Heart of Mary. The sec ond secret was a vision of hell. When Lucia grew up she became a Carmelite nun and died in 2005 at the age of 97.  Pope John Paul II directed the Holy See’s Secretary of State to reveal the  third secret in 2000; it spoke of a “bishop in white” who was shot by a  group of soldiers who fired bullets and arrows into him. Many people  linked this vision to the assassination attempt against Pope John Paul II in  St. Peter’s Square on May 13, 1981. The pope believed it was the hand of  Mary that prevented the bullet from fatally wounding him. “One hand  shot and another hand guided the bullet”, he had said. The feast of Our Lady of Fatima, May 13, was approved by the local bish op in 1930; it was added to the Church’s worldwide calendar in 2002. 

Reflection 

The message of Fatima is simple: Pray. Unfortunately, some people—not  Sister Lucia—have distorted these revelations, making them into an apoca lyptic event for which they are now the only reliable interpreters. They  have, for example, claimed that Mary’s request that the world be conse crated to her has been ignored. Sister Lucia agreed that Pope John Paul  II’s public consecration in St. Peter’s Square on March 25, 1984, fulfilled  Mary’s request. The Congregation for the Doctrine of the Faith prepared a  June 26, 2000, document explaining the “third secret.” 

Mary is perfectly honored when people generously imitate her response  “Let it be done to me as you say” (Luke 1:38). Mary can never be seen as a  rival to Jesus or to the Church’s teaching authority, as exercised by the col lege of bishops united with the bishop of Rome.

La historia de nuestra señora de Fátima 

Entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917, tres niños portugueses, Francisco  y Jacinta Marto y su prima Lucía dos Santos, recibieron apariciones de Nuestra  Señora en Cova da Iria, cerca de Fátima, una ciudad a 110 millas al norte de  Lisboa. Mary pidió a los niños rezar el rosario por la paz mundial, por el fin de la  Primera Guerra Mundial, por los pecadores y por la conversión de Rusia.  Mary les dio a los niños tres secretos. Después de la muerte de Francisco y Jacinta  en 1919 y 1920 respectivamente, Lucía reveló el primer secreto en 1927. Se refería  a la devoción al Inmaculado Corazón de María. El segundo secreto era una visión  del infierno. Cuando Lucía creció, se convirtió en monja carmelita y murió en  2005 a la edad de 97 años. 

El Papa Juan Pablo II ordenó al Secretario de Estado de la Santa Sede que revelara  el tercer secreto en 2000; hablaba de un "obispo de blanco" que recibió un disparo  de un grupo de soldados que dispararon balas y flechas contra él. Muchas per sonas vincularon esta visión al intento de asesinato contra el Papa Juan Pablo II en  la Plaza de San Pedro el 13 de mayo de 1981. El Papa creía que fue la mano de  María la que evitó que la bala lo hiriera fatalmente. "Una mano disparó y otra  mano guió la bala", había dicho. La fiesta de Nuestra Señora de Fátima, el 13 de mayo, fue aprobada por el obispo local en 1930; fue agregado al calendario mundial de la Iglesia en 2002. 

Reflexión 

El mensaje de Fátima es simple: orar. Desafortunadamente, algunas personas, no la hermana Lucía, han distorsionado estas revelaciones, convirtiéndolas en un  evento apocalíptico para el que ahora son los únicos intérpretes confiables. Han  afirmado, por ejemplo, que la solicitud de Mary de que el mundo sea consagrado a  ella ha sido ignorada. La Hermana Lucía acordó que la consagración pública del  Papa Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro el 25 de marzo de 1984, cumplió con  la solicitud de María. La Congregación para la Doctrina de la Fe preparó un documento del 26 de junio de 2000 que explica el "tercer secreto". 

Mary se siente perfectamente honrada cuando la gente imita generosamente su  respuesta "Que se haga a mí como tú dices" (Lucas 1:38). Nunca se puede ver a  María como una rival de Jesús o de la autoridad docente de la Iglesia, como lo  ejerce el colegio de obispos unidos con el obispo de Roma. https:// www.franciscanmedia.org/our-lady-of-fatima